Las Yemas

Cómo el Grosellero Negro cambiará tu vida

Comment le Cassis va changer votre vie

El Grosellero Negro ha sido elogiado por sus beneficios desde el siglo XII, y con razón: todo en el Grosellero Negro es bueno, sus bayas por supuesto, sus hojas, pero también sus yemas que han captado particularmente el interés de los investigadores desde hace unos 60 años. Hoy en día, las yemas de Grosellero Negro se integran en numerosos remedios por sus virtudes tonificantes, antirreumáticas y antihistamínicas. Como planta nórdica por excelencia, parece estar hecha a medida para satisfacer las necesidades de la sociedad actual, con su acción sobre el metabolismo de los azúcares, las defensas inmunitarias y las inflamaciones.

Una cortisona natural

En los años 60, el Dr. Pol Henry analizó las yemas de Grosellero Negro utilizadas en la medicina tradicional desde generaciones para estudiar sus principios activos y comprender mejor sus mecanismos de funcionamiento. Demostró científicamente que con su acción antiinflamatoria y antialérgica pronunciada, las yemas de Grosellero Negro actúan como una cortisona natural, lo que las hace particularmente interesantes en tratamientos para el agotamiento, estados de debilidad física o nerviosa, e incluso estados de debilidad sexual.

Un antiinflamatorio natural

Las yemas de Grosellero Negro pueden actuar sobre diferentes tipos de inflamaciones de cualquier origen (alérgico, químico, infeccioso, inmunológico,...), crónicas o no. Su acción antioxidante y su falta de efectos secundarios atraen especialmente a las personas que sufren de:

  • Inflamaciones de todo tipo
  • Síndrome del intestino irritable
  • Gastritis
  • Problemas de piel
  • Dolores de cabeza
  • Infecciones ORL y respiratorias
  • Dolores articulares

Una fuente de rejuvenecimiento

En 1753, el monje P. Bailly de Montaran ya mencionaba el interés del Grosellero Negro "para parecer más joven". Apodado elixir de vida, se utilizaba en ese entonces para muchos males y heridas, incluyendo el tratamiento de la peste, y era muy apreciado por sus virtudes diuréticas ya elogiadas siglos atrás. Los estudios científicos actuales permiten analizar los principios activos responsables de estas acciones diuréticas y antiinflamatorias, que permiten que actúe sobre el reumatismo y los diferentes tipos de artrosis, y de manera más general en personas con articulaciones sensibles, tanto jóvenes como mayores.

Es probable que ya lo consumas sin saberlo

Además de sus otras virtudes, las yemas de Grosellero Negro permiten aumentar el potencial de las plantas con las que se mezclan. Por lo tanto, están presentes en numerosas preparaciones fitoterapéuticas. Infórmate: si tu cura habitual ya lo contiene, puede que no sea necesario tomarlo adicionalmente. Sin embargo, si deseas probar los beneficios de la yemoterapia, el Grosellero Negro es una excelente opción.

¿Cómo tomarlo?

El macerado de Grosellero Negro se toma en cura de 1 a 3 semanas. Comienza con 5 gotas al día en un vaso de agua fuera de las comidas y aumenta la dosis hasta 15 gotas al día si es necesario. Si es necesario, repite la cura de 3 semanas después de hacer una pausa de una semana. También puedes mezclarlo con otros macerados de yemas y brotes jóvenes, como el Higuera, por ejemplo. En este caso, diluye de 5 a 7 gotas de cada macerado por día en un vaso de agua.

Fuentes

  • Dr Fernando Pitera di Cima, Professeur Marcello Nicolletti, Précis de Gemmothérapie, Fondements scientifiques et Méristémothérapie, édition Aymiris, 2018

Puede que te interese

Les bourgeons au secours de vos articulations

Los brotes al rescate de tus articulaciones

De Herbalgem la santé par les bourgeons

Un ventre plat en 3 semaines avec la gemmothérapie

Un ventre plat en 3 semaines avec la gemmothérapie

De Herbalgem la santé par les bourgeons

Dejar un comentario