Drenaje y detoxificación

El drenaje y la savia de abedul

Le drainage et la sève de bouleau

Los rituales de purificación existen desde tiempos inmemoriales. Y con razón, ya que permiten que el cuerpo siga los ciclos de la naturaleza con armonía. No somos la misma persona, constante y de igual humor todos los días. Nuestro cuerpo depende de muchos factores como las estaciones, el clima o los ciclos lunares, pero también de los altibajos de la vida y los desafíos del día a día. Para preservar su equilibrio, nuestro cuerpo debe adaptarse constantemente. ¿Quieres saber más sobre el drenaje y la savia de abedul?

1. Reintegro mi cuerpo

La vida moderna no permite que el cuerpo siga sus necesidades y fluctuaciones. La demanda de rendimiento constante nos obliga a desconectarnos de las señales que nos envía. El estrés, la comida y ciertos hábitos compensatorios también aportan su lote de toxinas, congestionando nuestros diferentes órganos.

Por eso, es aún más importante adoptar rituales que permitan detenerse, hacer un balance y purificarse, como ya lo hacían nuestros ancestros.

2. Comienzo en primavera

Desde siempre, la época de finales de invierno y principios de primavera, conocida por su gran limpieza, ha representado una fase clave ideal para una cura de drenaje. De hecho, es el momento en que la naturaleza produce la savia de abedul, un complemento detox por excelencia con probadas virtudes drenantes.

3. Apoyo mis órganos

El hígado y los riñones son los dos emuntorios más importantes del cuerpo humano. El hígado, órgano de la ira, secreta la bilis que permite digerir las grasas, disolver las toxinas y apoyar el sistema inmunitario. Mientras que los riñones aseguran la filtración y depuración de la sangre. Como todo filtro, pueden estar congestionados por un exceso de desechos, de ahí la importancia de mantenerlos regularmente.

Los primeros signos

No nos engañemos, es necesario que las toxinas salgan de alguna parte durante el ritual. Dependiendo de su importancia, pueden aparecer picores, granos, dolores de cabeza, náuseas o diarrea. Es normal, al principio.

Aguanta, piensa en la felicidad de recuperar un cuerpo menos ácido, menos inflamado, con mejor vitalidad y más energía. Quizás llevas viviendo a bajo régimen más tiempo del que piensas, ¡devuelve a tu cuerpo su pleno potencial natural! También puedes ir más gradualmente, a tu propio ritmo, no detener todo de golpe. Depende de ti sentir lo que te conviene mejor según tu energía del momento y tu temperamento.

Un árbol sagrado

Árbol de la juventud, símbolo de las relaciones entre el cielo y la tierra, del camino que hace descender la energía del cielo y elevar la aspiración humana... El abedul, con su característica corteza blanca, es sagrado tanto en Europa oriental como en Asia central. En Rusia, simboliza la primavera y la joven, pero también se encuentra en la mitología celta.

Las virtudes de la savia fresca de abedul

La savia de abedul ecológica, agua viva dinamizada, verdadero elixir de primavera, se extrae cada año en nuestras regiones durante el mes de marzo. Descubre sus sorprendentes propiedades depurativas y diuréticas, perfectas para drenar el organismo después del invierno y en cada cambio de estación. Además, la savia contiene minerales y nutrientes esenciales para estimular tu organismo.

La savia de abedul es una gran aliada de la salud natural.

Es un auténtico agua viva, concentrado de energía mineralizante y antioxidantes.

En cada árbol, hay una savia bruta ascendente que lleva hasta las puntas de las ramas la energía y los minerales del suelo. Todas estas hormonas son necesarias para la apertura de los brotes y el desarrollo de las hojas y las ramas. El ciclo de la vida sigue su curso.

Sus virtudes terapéuticas ya fueron recomendadas por Santa Hildegarda en el siglo XII. En fitoterapia, se explota cada parte del abedul: hoja, corteza, aceite esencial, ramita, madera, raicillas, semillas, brote, y por supuesto, la savia. Más allá de las pruebas empíricas, se ha observado que la savia de abedul contiene 17 aminoácidos y numerosos oligoelementos que varían según el suelo. Drenadora del organismo, la savia de abedul restablece el equilibrio ácido-básico, activa la diuresis y la eliminación de desechos orgánicos.

Bebiendo savia de abedul todas las mañanas durante 3 semanas, obtendrás lo necesario para recuperar el equilibrio celular:

  • Los intercambios K+ / Na+ y Mg++ / Ca++
  • La eliminación de toxinas
  • El reequilibrio del pH
  • La acción diurética, etc.

Un árbol sagrado

Árbol de la juventud, símbolo de las relaciones entre el cielo y la tierra, del camino que hace descender la energía del cielo y elevar la aspiración humana... El abedul, con su característica corteza blanca, es sagrado tanto en Europa oriental como en Asia central. En Rusia, simboliza la primavera y la joven, pero también se encuentra en la mitología celta.

Las virtudes de la savia fresca de abedul

La savia de abedul ecológica, agua viva dinamizada, verdadero elixir de primavera, se extrae cada año en nuestras regiones durante el mes de marzo. Descubre sus sorprendentes propiedades depurativas y diuréticas, perfectas para drenar el organismo después del invierno y en cada cambio de estación. Además, la savia contiene minerales y nutrientes esenciales para estimular tu organismo.

La savia de abedul es una gran aliada de la salud natural. Es un auténtico agua viva, concentrado de energía mineralizante y antioxidantes.

En cada árbol, hay una savia bruta ascendente que lleva hasta las puntas de las ramas la energía y los minerales del suelo. Todas estas hormonas son necesarias para la apertura de los brotes y el desarrollo de las hojas y las ramas. El ciclo de la vida sigue su curso.

Sus virtudes terapéuticas ya fueron recomendadas por Santa Hildegarda en el siglo XII. En fitoterapia, se explota cada parte del abedul: hoja, corteza, aceite esencial, ramita, madera, raicillas, semillas, brote, y por supuesto, la savia. Más allá de las pruebas empíricas, se ha observado que la savia de abedul contiene 17 aminoácidos y numerosos oligoelementos que varían según el suelo. Drenadora del organismo, la savia de abedul restablece el equilibrio ácido-básico, activa la diuresis y la eliminación de desechos orgánicos.

Beneficios de la savia de abedul

Bebiendo savia de abedul todas las mañanas durante 3 semanas, obtendrás lo necesario para recuperar el equilibrio celular:

  • Los intercambios K+ / Na+ y Mg++ / Ca++
  • La eliminación de toxinas
  • El reequilibrio del pH
  • La acción diurética, etc.

En otras palabras, restablecer los parámetros ideales para una salud óptima en el día a día.

Puede que te interese

La propolis : une merveille naturelle

La própolis: una maravilla natural

De Herbalgem la santé par les bourgeons

Les sirops de plantes et bourgeons frais

Los jarabes de plantas y brotes frescos

De Herbalgem la santé par les bourgeons

Dejar un comentario